Reflexiones sobre las fiestas patronales

Después de un largo periodo de ausencia y metido de lleno en la vorágine de la vuelta al cole, decido retomar esta costumbre de dejar algún pensamiento o vivencia por este rincón tan apreciado para mí.

Quiero ir de lleno al grano con el primer asunto que me ha hecho retomar el blog y no es otro que la moda de llamar a nuestra Patrona “La Reposilla” o “La Repo”, apelativos que me suenan fatal. Es muy común escuchar por Valverde referirse a nuestra patrona con estos apelativos que no dudo que se hagan desde el cariño, pero que no los veo nada apropiados.  Nosotros no vamos al Rocío para ver a la Rociito o a Sevilla a ver a la Maca o a la Espe, hay que dejar los nombres cariñosos para nuestra intimidad y para nuestra familia y  nombrar con respeto a nuestra patrona, a nuestra Virgen del Reposo.

Hablando de nuestra Patrona, quiero desde este humilde rincón expresar mi apoyo a Isabel,  la hija del periodista José Antonio Gómez Marín por el momento que tuvo que vivir delante de nuestra patrona cuando fue increpada por Francisco Rodríguez (que no olvidemos que no iba en esa procesión a título personal, sino en representación del pueblo de Valverde) por las críticas que su padre le hace a su manera de hacer política (no se yo qué tendrá que ver su hija en todo esto). Una pérdida de papeles en toda regla y ante la cual el Alcalde y su equipo de gobierno no pueden guardar ese silencio cómplice que ampara esta actuación.

Ahí dejo estas reflexiones sobre estas fiestas patronales tan esperadas y tan disfrutadas por todos los valverdeños, tal y como se demuestra en la cantidad de personas que ha habido por las calles durante todo el fin de semana.Unas fiestas que han brillado con luz propia y que nos han vuelto a dejar momentos más que entrañables.

Encantado de estar de nuevo con todos vosotros. Nos volvemos a leer pronto.

About these ads

4 Respuestas a “Reflexiones sobre las fiestas patronales

  1. Me alegro de leerte de nuevo, Jose María. Me da mucho coraje cuando se le dice Reposilla. Lo de “la Repo” no lo he llegado a oír pero suena todavía peor…
    De acuerdo plenamente contigo, de toda la vida, La Virgen del Reposo. En alguna entrada de mi blog hago alusión a ello.
    En cuanto al otro tema, me han llegado rumores. Sólo puedo decir que si así fue como tú dices, condeno todo tipo de conductas de ese tipo.
    Un abrazo.

  2. Hola de nuevo a ambos. Por una vez os llevaré la contraria, aunque antes de explicarme es preciso que tengan en cuenta mi particular punto de vista, que sin llegar a ser 100% ateo, si que estoy totalmente desligado a todo tipo de hermandades eclesiásticas y la parafernalia que las rodea.

    Una vez dicho esto, mi punto de vista es que como bien comentas en la entrada, se dice desde el cariño, de modo afectivo, al menos el más usado de estos “motes”: “La Reposilla” … porque hay otros como “la pochi” que si que tinen un poco de guasa.

    Una reflexión: puede que en Svilla no usen apeletivos cariñosos con sus “santos” porque ellos son muy serios, escrupulosos y pamplinosos con estos temas (“miarmas perdíos, vamos”), pero por aquí es de lo más común: ¿si al Señor del Santo ó Cristo de las Tres Caidas se le dice cariñosamente “El Moreno” y está bien visto, a la patrona de Calañas se le dice Cariñosamente “La Chiquenina” (o lo que es peor: “La Meona”) y está bien visto, “El Crucificao”, “La Urna”, etc, etc, porqué no llamar a nuestra madre, siempre con respeto, “La Reposilla”? Más aún viendo la cara de dulce madre que tiene nuestra patrona.

    Señores, un placer discrepar con ustedes.

  3. Bienvenidos¡¡¡, un placer poder contar con vuestras opiniones por aquí, todo un lujo.

    Estoy en contra de esos apelativos “cariñosos” por el hecho de vulgarizar algo tan sagrado y tan importante para muchos como es una imagen a la que le profesas una devoción. Entiendo que las personas que están más alejadas de la religión o simplemente no creen pues le pongan nombres cariñosos a estas imágenes, pues lo único que les unen a ellas es el cariño o la tradición. Pero no puedo evitar, como bien dice el amigo Marcos, que me de “muchísimo coraje” estos nombres.

    Un saludo para los dos y encantado con volvernos a leer.

    • Pues mi humilde opinión está a caballo entre ambas. No me suena nada bien lo de la Reposilla (me suena hasta irreverente), pero no me imagino decirle al Señor (en mi casa el Señor es el del Santo), Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas…Así con todas las letras.
      El viernes llamar y decir: -Voy a la ermita de San Sebastián a ver a Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas- me resulta extrañísimo. Lo que me sale es: – “voy al santo a ver al Señor, ¿te vienes?- Y puedo asegurarte que cuando en mi casa se le dice al Señor del Santo, “El Moreno” o “El Señor” no es por vulgarizarlo, es desde la devoción más profunda que pueda existir.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s